7 prácticas para centrarte en tiempos difíciles

Jarabacoa. ©2015 Carolina LucianoHOLA BELLEZAS,

¡Qué brisita tan dulce se siente en nuestra isla! Por fin se puede una arropar un poco y beberse un chocolate caliente sin sudar demasiado.

Con las locuras, violencia e intolerancia que vemos y escuchamos por todas partes, a veces quisiera una esconderse y no salir más.

En mi caso he sentido la necesidad de distanciarme un poco de las redes sociales y noticias para no perder el contacto con lo que sé en mi corazón que es verdad:

En el núcleo de todo lo que existe, por más grotesco y absurdo que parezca, esta La Fuente y que una parte mía (y tuya) reside permanentemente ahí.

Nuestro trabajo es acceder cada vez más a esa esencia en la vida diaria, anclarla  en nuestro cuerpo, acciones y cotidianidad.

Estas prácticas siempre ayudan. Elige una, pruébalas todas o crea una propia. No hay una sola manera de hacer las cosas, mucho menos cuando se trata de nuestro bienestar, déjate volar:

1. Limpia tu campo energético. Imagina un chorro dorado entrando por tu coronilla y llenando todo tu ser. Una vez llena, visualiza que rebosas de luz, que se te sale por los poros limpiando y purificando no solo a ti, sino a todo lo que te rodea.

2. Vete a la playa un rato. Siente la arena acariciando tus pies, entiérralos un rato ahí y deja que por ellos salga hacia la Tierra todo lo que te pesa, Ella se encargará de transmutar esa energía. Sumérgete en el agua salada y entrégale tus preocupaciones. Siente el amor del mar por ti. Siente tu amor por él.

3. Escribe. Esta es una de las prácticas más transformadoras. Suelta todo en el papel. Sin censuras. Escribe solo para tus ojos. Descubre lo que hay detrás de las preocupaciones y miedos. Dale voz a todos tus yos.

4. Haz espacio a tus sentimientos. No los juzgues, son energía y la energía necesita circular. Circula cuando la observas.

5. Haz algo creativo. Juega con pintura, haz una receta deliciosa, haz collages, cambia los muebles de lugar, captura los detalles hermosos de tu día con una cámara o celular, descubre formas mágicas en la nubes, usa tu imaginación.

6. Recuerda cuidarte. Duerme. Toma siestas. Bebe agua. Sal a caminar. Cuídate como si fueras la cosa más hermosa y especial que hayas visto jamás. Lo eres.

7. Si no puedes sola o solo, busca ayuda.

P.D. Por supuesto, hazte Reiki. Si no sabes cómo, avísame.

¿Qué otra técnica usas para retornar a tu centro? Compártela.

    *     *     *     *

Novedades

Quizás te interese este retiro, un día intensivo de trabajo y juego con tu Alma.

Mujeres de barro. Carolina Luciano 2015

ELLA

En la primera edición de este evento estaremos usando el poder de la intención, el ritual y la alquimia energética para soltar y agradecer al 2015 y abrirnos a las nuevas historias que nuestra Alma quiera encarnar en el 2016. Traer a Ella ha sido una labor de parto desafiante, pero aquí está Ella. Pura Alma.

Será el domingo 6 de diciembre en mi salón del Falafel Zona Colonial. De 9:00 a 4:00pm. Lee todos los detalles aquí.

*     *      *      *

Metamorphosis Todavía quedan algunas mariposas disponibles. Metamorphosis. Butterfly-Collage ©2015 Carolina Luciano

Bien profundo en la espesura

Lo que sigue es un extracto de uno de mis diarios hace varios años atrás. Al abrirlo al azar encontré esto y supe –confieso que no sin cierta aprensión- que debía publicarlo aquí y dejarles espiar mi proceso un poco.Lo ofrezco como un testimonio oscuro y luminoso. Un manifiesto que es a la vez una declaración de amor a Ella, mi alma. Y a la tuya.

⚛     ⚛     ⚛

"Entremos más adentro en la espesura"

Sor Juana Inés De La Cruz

[soundcloud url="https://api.soundcloud.com/tracks/230922587" params="auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true" width="100%" height="300" iframe="true" /]

Qué dura he sido conmigo. Cuánto me he juzgado, inhibido mis impulsos e ignorado mis más puros deseos para darle prioridad a los ajenos.

He violado mi propia alma una y otra y otra vez por no llevar la contraria por miedo a dejarme ver. Evitando a toda costa los conflictos aferrándome a una seguridad falsa.

Cuántas veces he tenido un nudo en la garganta suplicándome que me defienda, que no es momento de poner la otra mejilla, que deje de portarme bien, que saque los colmillos y ruja hasta sacar de mi reino todo lo que no me hace bien... y no lo he hecho.

Sabiendo que debo abrir la boca y gritar, he desoído el llamado a defender mi verdad. Lo he ignorado para no ser dramática, para que no piensen que estoy loca, para protegerme y pasar desapercibida.

Miles de veces he preferido mirar hacia otro lado en vez de encarar mi propio vacío.

He tratado de llenarme con helado, televisión, compras, organizar armarios y obsesionarme con la perfección de cada detalle de mi casa y mi apariencia física porque solo sé observarme  a través de los ojos de los otros, porque mi percepción propia nunca ha importado demasiado y, en realidad, ni yo misma sé  qué quiero o qué vine a hacer aquí.

Mi paisaje interno ha sido un campo de batalla. Una batalla a muerte contra mi cuerpo y sus deseos.

He permitido y hasta ayudado a que saqueen mis campos, que contaminen mis ríos, que extraigan tesoros de mis entrañas y que se caguen en mis flores.

Al no respetar mis ciclos de siembra, descanso y cosecha, he devastado esta tierra fértil dando más de lo que recibo, dando y dando y dando tanto de mí que la tierra quedó árida por mucho tiempo.

Muchas veces he preferido desviar la mirada, mantener la boca y los ojos cerrados para no ver, ni hablar, ni sentir tanto dolor ante las injusticias cometidas contra Ella que habita no solo en mí, sino en todo lo que veo.

He roto mi corazón más veces de las que puedo contar al actuar como si creyera ser verdad, lo que en mi centro sé que no lo es.

CarolinaLuciano.comCon gran destreza he ignorado cualquier deseo de crear cosas bellas con mis manos y mi voz, callando el tierno palpitar creativo con nalgadas de razón, porque estoy muy ocupada, no sé cómo hacerlo, no tengo la experiencia ni las credenciales ni el dinero y sobre todo…

porque nadie me ha dado permiso.

Nadie me lo ha pedido. Entonces, ¿para qué crear? ¿para mí? ¿y se puede eso? ¿puedo hacer algo solo en servicio de mí misma? ¿que me produzca placer solo a mí, que no ayude a nadie, ni enriquezca la vida de nadie, ni sane a nadie, que solo sea útil para mí, para mi gozo, para Ella? ¿Puedo realmente hacer eso?

Nada me lo impide.

¿Por qué siento entonces que debo hablar bajito, que traiciono una misteriosa bandera de resignación y servidumbre por la que juré antes de nacer pero que no siento como mía?

Y es que No es mía. YO soy mía. A la única que le debo algo es a mí. Soy la guardiana de mi energía. Solo soy responsable de mi propia sanación. De la de nadie más.  Me puedo sentir motivada a ayudar en el camino, pero al final del día con la que tengo que vivir es conmigo. Suelto la necesidad de cargar a los demás y me asumo.

A la única que pertenezco es a mí. Aquí, bien profundo en la espesura estoy yo y solo a Ella que soy yo misma me entrego. Y esa es mi verdad.

⚛       ⚛       ⚛       ⚛

Comentarios Zen

Gracias por estar aquí. Siéntete libre de compartir y celebrar tu belleza, dones y descubrimientos propios en los comentarios. Los consejos en este reino son un "no, gracias". Todo con respeto y amor. Siempre con respeto y amor.

⚛       ⚛       ⚛       ⚛

Conoce mi serie Metamorphosis.

Un encantamiento hecho palabras y collage ... para volar

Metamorphosis. © 2015 Carolina Luciano

Descansa y disfruta que hay belleza para regalar

Y no tienes que ganarte nada, es tuyo todo esto.

Lo que ven mis ojos este mes:

my view this summer

Nada mal.

Tengo tres semanas andando descalza, sin maquillaje y poca ropa. Paso delante del espejo y por un segundo lo que veo es una criatura silvestre; el cabello alocado, la piel tostada y los ojos vivos.

A veces parece que me transporté a un universo paralelo en el que vivo en una isla de aguas tibias, de brisa limpia y salada, con pelícanos surcando el cielo y bachatas de Aventura en el apartamento del lado... bueno, es que no me transporté tan lejos tampoco.

Sin habérmelo propuesto estoy inmersa en un retiro profundo.

No estoy haciendo nada místico ni elevado. No hay meditaciones al amanecer, mantras rebuscados ni largas sesiones de Reiki.

Aquí no se trabaja.

No escribo (menos esto que lo hago en una breve visita a la capital). No hago collages.

No leo, ni veo nada que sea serio o "espiritual", solo romances y finales felices.

No tengo suficiente internet o señal de celular para actualizar mis perfiles en las redes sociales... así es que por el momento están dormitando.

Mi práctica de verano es mundanal, hermosa y transformadora: estar en familia.

Bailamos en la cocina y jugamos con las olas. Cocinamos y luego lavamos los platos.

En esta casa la madrugadora soy yo, y estoy en unas condiciones que antes de las nueve no me levanto.

piesSin lugar a dudas, es una delicia.

Y, ¿saben qué?

Me costó mucho poder relajarme.

Me resistía a no hacer nada, pensando que tengo muchas cosas pendientes y proyectos que avanzar. No encontraba sitio entre tanta tranquilidad.

Me observaba luchar irritada con la humedad, la falta de espacio en la casa, la poca señal y servicio celular, la energía de mis hijos que no se estaban quietos y el desorden de mi marido.

Estoy sorprendida de mi resistencia al placer y la belleza, entregarme al disfrute porque sí, porque estoy viva, saludable y porque puedo.

Mi mente se quejaba de que teníamos muchas cosas pendientes y que no podía dejar mi consultorio y mis cursos así como así. ¿Qué va a pensar la gente? ¿y si alguien me necesita?

Me daba la impresión de que una parte de mí no sentía que se había ganado todavía unas vacaciones de este tipo. Que todavía tenía que hacer más antes de permitirme estas excentricidades.

Por suerte mi alma se plantó y con la imagen muy clara del Big Lebowsky entre ceja y ceja me dijo:

"Señora, relájese, deje esa paranoia, que el mundo no se va a acabar porque nos quedemos en esta playita un mes".

¿Vieron esa película? El Dude es genial. La verdad es que nada importa mucho después de un largo baño de mar. Y de una buena comida. Y de una siesta. Y de otro baño de mar.

Aquí en la playa, no tengo un espacio personal definido. Estamos Isaac, los niños y yo encima unos de otros. En la capital eso me saca de mis cabales. Necesito mucho espacio para trabajar, leer, escribir y hacer arte donde nadie me moleste, pero aquí eso pierde importancia.

Mis hijos me han enseñado a tirarme de cabeza en la piscina sin que se me entre agua en la nariz. Todo un hito en la historia.

He descubierto que ya no le gustan las películas de niños y prefieren la franquicia de Rápidos y Furiosos (Ay, Dios!).

Los vi derretirse cuando mi papá, que estaba de visita, les hizo el cuento de "Isis y Raquel", la historia para dormir que papi nos hacía de pequeños. Les dio la versión completa con todo y efectos especiales: ronquidos, cambios de voces, y silbidos. El abuelo es un showman. Mis hijos rieron, disfrutaron y al final estaban dormidos.

Parte de la rutina de Isaac y mia  es tomar vino frente al mar con los pies subidos en la baranda, hablar de la vida y de lo que él quiere cocinar para la cena.

¿Qué puede haber mal ahí?

¿Por qué nos resistimos tanto al placer? Por qué limitar la Belleza que nos rodea?

Si uno se pone creativo, encuentra espacios donde uno puede escaparse de vez en cuando. No tiene porque ser nada ostentoso y complicado.

Solo el hecho de ir más despacio, removerte de tu entorno por un tiempo y plantarte aunque sea un rato en un lugar hermoso hace que las cosas se vean diferentes.

El alma necesita Belleza. Así con mayúscula. Verla. Olerla. Tocarla. Saborearla. Escucharla. Aprender su idioma. 

En medio de los motoristas, los balcones enrejados y el susto colectivo por la inseguridad en las calles, se hace más apremiante que nunca estos actos de rebeldía interna donde el alma se plante en dos patas y no acepte otra cosa que no sea belleza pura y simple. Aunque los demás tengan que esperar.

Vamos a cultivar el arte de pararnos en el camino y descansar bajo la sombra. En mi caso cultivar el arte de darme mínimo dos baños de mar al día como si fuera prescripción médica. Para algo se vive en el Caribe.... y las vacaciones no son eternas.

Que descanses y que la belleza te abrace.

Hasta rimó.

Te lo mereces.

...

Próximos Eventos

El martes 28 de julio es la Clínica de Reiki. Pasa por allá si quieres conocer esta práctica, recibir un tratamiento corto y conocer más sobre esta práctica. En persona. Yo llevo el té.

Curso de Reiki I el 22 y 23 de agosto. Las inscripciones ya están abiertas.

 

Collage Intuitivo en mayo

En este post:

  • Invitación al Taller de Collage.
  • Actúa como si fueras necesaria.
  • Un libro para los inadaptados espirituales, Me encanta... tanto el libro como los inadaptados :-) ...

El próximo sábado 23 es el Día de Collage. Si has estado esperando este curso, no pudiste hacer el anterior o tienes curiosidad te recomiendo que aproveches ahora. No hay otro curso hasta el otoño.

Para esta edición he hecho unos cambios. Vamos a ser menos personas para tener más espacio para movernos y estaremos trabajando de 9:30 hasta las 3:30 pm. Eso es tiempo suficiente para aprender, practicar y hacer uno o varios collages.

El precio es 3,500 pesos, incluye materiales y refrigerios. Puedes leer aquí todos los detalles e inscribirte.

Las inscripciones cierran el jueves 21.

Es el mes de las madres, regálale un experiencia creativa que no va a olvidar. Mejor aún, vengan ambas.

Taller de Collage Intuitivo. Carolina Luciano 2015

Apuesto a vivir con holgura este verano

Por eso las noches de collage dormirán por un tiempo. Quiero convertirlas en experiencias creativas menos frecuentes y más profundas. Que nutran y honren no solo a quienes toman las clases, también a mí.

En esas estoy, buscando el equilibrio entre dar y recibir.

Para eso, dejaré que la corriente me lleve un poco.

Por lo menos para mí, las vacaciones de verano traen consigo una casa vibrante de energía, niños que siempre están inventándose algo nuevo, que se acuestan tardísimo y se levantan temprano y, por lo general, mucho tiempo en el mar. Dedos cruzados.

Así es que estaré creando con soltura mi propio arte por unos meses. Les mantendré al tanto dejándoles ver algunas instantáneas del desordenado y no muy elegante proceso creativo.

Seguimos. Hace unas semanas he estado compartiendo con la gente en mi lista lo que me ha parecido real, hermoso o inspirador. Vamos a integrar este blog también y si quieres recibir contenido como este inscríbete y lo recibirás en tu email.

En mi corazón esta semana

Esta gran verdad:

¿Crees que fue un accidente que naciste en un tiempo en el que la cultura que te dio vida está fallando?

No creo que sea así. Creo que naciste por necesidad con tus habilidades particulares, con tus miedos particulares, con tus angustias y preocupaciones particulares… Creo que si esperamos vernos obligados por algo... algo grande para hacer lo que tenemos que hacer, bueno... vamos a esperar mucho tiempo y no sé si el estado de nuestro mundo pueda aguantar hasta que nos sintamos totalmente obligados a actuar.

Dadas las circunstancias hoy en día, tenemos que proceder ahora como si fuéramos totalmente necesarios.

No esperes hasta convencerte que eres necesario, procede como si lo fueras. Tu insignificancia ha sido horriblemente exagerada.

– Stephen Jenkinson

Este libro:

Red Hot and Holy Sera es real, provocadora y medio boca sucia... no es para todo el mundo.

Este libro es una invitación a vivir en feroz coherencia con nuestra alma, a ser implacables con la comida chatarra espiritual que tanto abunda y a guiarnos únicamente por lo que es verdad para nosotros.

¿Fácil? no lo es.

¿Necesario? Sin dudas.

¡Hey, llegaste hasta el final! Y después dicen que la gente no lee :)

Gracias por estar aquí.

Feliz y bendecida semana. Toma mucha agua que este calor nada más empieza.

Abrazos, frame for newsletter con firma

 

 

 

 

 

 

Collage Intuitivo y algunas lecciones sobre la confianza

slide-niña-divina.jpg

tripico

Si quieres participar en el próximo Taller de Collage Intuitivo anota en tu agenda que será el sábado 23 de mayo, mes de las madres.

Creo que sería un regalo creativo, estimulante y diferente, además de ser una oportunidad maravillosa si lo pueden hacer junto a tu madre.

Revisando y actualizando el manual que reciben los participantes en el taller me he reencontrado con la yo que hace un tiempo atrás escribió ese material.

¡Cuánto cambia y aprende una en unos pocos años!

Mi relación con este trabajo es mucho más profunda e íntima. He pasado por momentos de vacío creativo donde no quiero crear nada nuevo y por muchas cimas de montañas donde todo es exuberante creación.

La Vida no se cansa de enseñarme y yo de olvidarme que una de mis mayores lecciones es confiar.

Confiar en que hay más de donde salió todo eso, aunque en algunos momentos piense que no se me va a ocurrir una sola idea original más.

Confiar que todo tiene su ritmo, sus ciclos y su tiempo. Y eso me incluye a mí.

Confiar en que todo está bien. Que estoy siendo guiada, sostenida y amada aún en los momentos en que estoy gruñona y no muy zen que digamos. Sobre todo en esos momentos.

Confiar que el camino se va a ir mostrando despacio. Que es suficiente con que sepa el próximo paso.

Confiar en mí misma. En mi propia sabiduría. En que sé lo que tengo que hacer.

Solo por hoy, confiar.

Eso deseo para ti, que confíes en la sabiduría de tu cuerpo, de tus ritmos y de la magnífica ecología de la que somos parte.

Que así sea para ti, para mí, para todas y todos.

Siempre con cariño,

Carolina

Todos somos artistas

flyer collage slide"El potencial artístico vive en cada uno de nosotr*s, algunas veces latente, en otros casos ferozmente activo. No es posible ser completamente humano y no ser artista. Muchas culturas que están basadas en la naturaleza ni siquiera tienen palabras que signifiquen "arte" o "artista" porque producir lo que nosotros llamamos arte es simplemente parte de ser humano.

El arte verdadero no tiene nada que ver con impresionar o entretener a los otros con creaciones asombrosas o agradables, sino con traer lo que está escondido en el alma como un regalo a los demás".

Soulwork, Bill Plotkin.

Al facilitar el Taller de Collage Intuitivo mi intención es enseñar las bases de una técnica que permite a cualquiera con interés y mente abierta crear, expresarse y soltarse un poco de las ataduras cotidianas.

 

Descubrimos poderosas imágenes que nos piden ser utilizadas en nuestros trabajos y aprendemos a soltar, confiar y traducirlas en profundos mensajes de nuestro Ser. Con el tiempo y la práctica grandes procesos de auto descubrimiento y placer se hacen posibles.

Eso lo logramos como quien no quiere la cosa, recortando y pegando.

Las inscripciones para el taller de collage son hasta el miércoles 4 de marzo, 2015. Hay espacio para tres personas más.

¿Eres una de ellas?

Si estás pensando en participar formaliza tu inscripción aquí.

La viejita de verde: arrugas, soberanía y el qué dirán

db60f8319a83fcb964b469058eef514aSi todo sigue de acuerdo con mi plan, en dos años y tres meses tendré 40 años. La foto que acompaña este artículo me recordó que hay personas que con la edad tienden a soltar el yugo del qué dirán y se permiten simplemente ser.

Es uno de los rasgos que más admiro en la gente. Uno que llevo toda esta década trabajándolo en mí.

No es fácil este asunto.

Es mucho más sencillo seguirle la corriente a todo el mundo, que abrir el corazón y analizar si la forma cómo vivo está en coherencia con quién soy realmente o sólo estoy siguiendo el colectivo.

El colectivo, por supuesto, no se refiere nada más a la mayoría de la sociedad.

También son los grupos o personas con las que una más se identifica: familia, parejas, colegas, hijos, jefes, amistades, maestros, gente que admiramos de verdad y con los que resulta más fácil aún disolverse si una no está prestando atención.

Cultivando la Soberanía

Soberana o soberano no es sólo un premio de Acroarte.

No es nada más la condición de los gobiernos del mundo… o lo que dicen ellos ser.

Es una cualidad espiritual con la que todos y todas nacemos. Se refiere a que tú eres tu propia autoridad, suprema e independiente.

Cuando eres completamente soberana… te importa un carajo lo que piensen o digan de ti los demás. Y eso, amiga mía, es la libertad absoluta.

¿Pero cómo se logra eso?

Lo primero es que todo es cuestión de práctica y quitarse de la cabeza que vas a llegar a una meta algún día en la que te premiarán por ser la más soberana y valiente guerrera. En estos asuntos lo importante es el camino, no la recompensa.

Por supuesto, a mi mente le fascina la visión de la conquista de una meta, con todo y confeti, fuegos artificiales, botellas de champagne descorchadas al unísono, miles de gente gritando mi nombre y la más espléndida banda sonora, mientras yo humildemente acepto el premio por una batalla personal bien librada.

Pero, con el dolor de mi alma, hay que abrir los ojos y volver a este mundo.

Esto es lo que considero,

Ser soberana en la cotidianidad se hace posible porque sabes, o estás en proceso de saber, algunas cosas:

      • quién eres (la reina de tu castillo),
      • para qué estás aquí (tu trabajo y misión de vida),
      • a quién y qué sirves (tu tribu y tu mensaje).

Puede que también ya estés en proceso de descubrir:

        • dónde viven estos tesoros en tu alma y las herramientas para excavarlas con las que resuenas (nótese la itálica y el subrayado, es lo que a ti te haga vibrar ya sea sentarte a meditar cada día, bailar en pelotas, escribir en las paredes, comer coco en la esquina, mantralizar en sánscrito, hacer reiki, escribir cada día, todas las anteriores... ya me entiendes),
        • cómo se pulen y se entrenan estos tesoros,
        • cómo cultivar la valentía necesaria para hacer lo que viniste a hacer aquí y no seguir desperdiciando tu corazón en el miedo.

No es tan aéreo como piensas. Lo que vinimos a hacer aquí pueden ser muchas cosas y van variando, pero ser honestas con una misma en cada momento es el quid del asunto.

Puede ser que en esta etapa lo que te pide tu alma es que te concentres en criar a tus hijos, que retomes la pintura, que escribas ese libro, que toques el piano, que vuelvas a tu pueblo, que dejes esa relación, que salgas del closet, que le digas que lo amas, que sueltes a tus hijos y te ocupes de ti, que aprendas a nadar, que vuelvas a estudiar.

Honra lo que es verdad para ti en estos momentos. Levanta la mano y di “presente” a tu vida.

 

Desde mis profundidades una yo-arrugada, de pajón canoso pintado de arcoíris, botas rojas y ropa estrafalaria levantó la mano y le devolvió la sonrisa a la Dama de Verde que hoy nos acompaña en la foto.

De una brujita chula a otra. Ella siempre está muerta de la risa en mi corazón sin importarle en lo más mínimo lo que pueda alguien pensar de ella. Ha vivido demasiado ya para esas pendejadas. Ha hecho suyo el trabajo de hacerme cosquillas y abrirme el corazón cada vez que me estoy tomando las cosas muy en serio o andando en automático.

Trabajo fuerte que le ha tocado a la pobre.

Parece que lo único que ella busca es bailar su propia música embarrada de arrugas y colores. Justo aquí, en el mismo centro de su reino.

 

 

Cuéntame, ¿de qué manera ejerces tu soberanía en la vida familiar, laboral o creativa? Honestamente, ¿te afecta mucho lo que puedan pensar de ti? Compártelo en los comentarios. Aprovechemos la sabiduría colectiva.

Abrazos,

Carolina

 

 

 

 

 

P.D. Por cierto, el nombre de la señora de verde es Elizabeth Sweetheart, diseñadora de telas. Alguien le preguntó que por qué el verde. Dijo que en el pueblo donde ella se crió estaba rodeada del verdor de la naturaleza y que empezó pintándose las uñas de verde para recordar su pueblo en medio del cemento de Nueva York. Antes de que se diera cuenta el verde ya se le había esparcido por todo el cuerpo.

 

Flotando en el éter

Cayena. Carolina Luciano ©2012

Justo ahora:

Monjas en claustro dedican su vida a orar día y noche para que sientas la gracia divina.

Indígenas en el globo entero presentan sus ofrendas a la Madre Tierra agradeciendo todo lo que les da a ellos… y a ti.

En una montaña en Nepal monjes dedican largas horas en meditación para que encuentres consuelo y tengas abundantes bendiciones.

Misas se celebran cada día, se encienden velas, se reza, se entonan cánticos y alabanzas… por ti, por tu familia, por el bienestar de todos los seres.

Millones de personas en solitario o en grupo danzan, cantan, pintan, hacen música por tu paz, por tu salud, para que no pierdas la esperanza.

Una señora viajando en el metro lleno de gente acaba de decir en silencio: bendícenos.

Dos personas se ven a los ojos y reconocen que están hechos el uno para el otro.

Un bebé dedica su primera sonrisa a su mamá y para ella, el mundo de repente tiene sentido.

Un joven se acaba de convertir en el primer profesional de su familia.

Un niño descalzo come un mango bajo la mata, el jugo chorrea por sus brazos, las fibras se le quedan entre los dientes; él es feliz.

En miles de salas y comedores se reúnen grupos de personas a irradiar luz y sanación a nuestra Tierra.

A un abuelo le ayudan a cruzar la calle. A una embarazada le ceden el asiento.

Una anciana se da cuanta que le quedan pocos minutos de vida… y, para su asombro, exhala agradecida y sin miedo.

Todo eso está flotando en el éter, disponible para ti.

Estamos en esto juntos. Cada quien haciendo lo que puede, con lo que tiene, en donde está.

Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Si te fijas bien, detrás de la fachada de nuestras vidas algo hermoso y eterno está ocurriendo.

Si sientes que es el momento de explorar esa energía luminosa que fluye tras la fachada te invito a que me acompañes en el curso de Reiki Primer Nivel que estaré ofreciendo en la Zona Colonial. Todos los detalles están aquí.

Ofrezco este curso con el deseo de que descubras esta sencilla herramienta que te permite acceder a niveles más profundos de bienestar, alegría y sanación.

Me despido deseándote ojos abiertos, sensibilidad de espíritu y profundas raíces para andar por el mundo con propósito y plenitud.

Mucho amor, Carolina

 

 

 

 

PD: inspirado en el Manifesto of Encouragement de Danielle Laporte.

Mi historia de amor con el Reiki

Uvas de playa. ©2013 Carolina LucianoUnos años atrás una buena amiga me recomendó que tomara un curso de Reiki. Como siempre he sido curiosa con estas cosas me dije: sí, ¿por qué no?

Te digo que aunque lo hubiera intentado, no me hubiera podido imaginar cuánto me iba a  cambiar la vida desde ese momento.

El Reiki  ha ido transformándome de adentro hacia afuera.

Lentamente, como quien no quiere la cosa.

Lo que más me gusta de esta práctica es lo sencilla, profunda y completa que es.

Soy una mujer moderna, con alma de artista y altamente sensible. Tengo hijos, pareja, una casa que mantener, colegios que pagar y cientos de cosas que hacer en una lista inacabable de tareas pendientes, que si me descuido, empieza a reproducirse por sí sola.

Por cierto, vivo en Santo Domingo, solo manejar en nuestras calles es toda una hazaña.

Lo que menos necesito es una práctica que me complique más la vida.

Tengo que admitir que en una época soñaba con fugarme al Himalaya, soltar todo y encontrar una cueva donde sentarme a meditar sola y en silencio para poder comulgar con Dios en paz... qué te digo, soy una mezcla de diva y monje.

En ese dilema llegó el Reiki...y me hizo aterrizar

en mi cuerpo

y en mi vida.

Había pensado que lo que necesitaba era trascender, unirme con la luz... escapar.

Resulta que necesitaba bajar la nariz y oler mi propia vida. Esa misma que a veces huele a sudor pegajoso de las doce del día, que parece tan común y corriente, desordenada e imperfecta y sin embargo, que es y siempre ha sido el barro desde el cual puedo hacer mis más exquisitas creaciones.

Y tú la tuya.

Así empecé, conscientemente por lo menos, este irregular y siempre inacabado camino hacia mi centro.

Por supuesto, tu experiencia con el Reiki puede variar por completo de la mía; estas palabras pueden encontrarte en las más diversas circunstancias.

Como sabrás, los caminos hacia el equilibrio y la completa expresión del alma son siempre individuales.

Puedo asegurarte que nada es más gratificante - y retador- que guiar tu vida teniendo mente, acciones y corazón alineados.

Eso es uno de tantos resultados que podemos alcanzar a través de esta hermosa práctica.

Te sugiero que leas, curiosea por este espacio, pregunta, indaga. Sobre todo, llévate de tu intuición.

Si el Reiki es algo que te llama la atención puedes hacer tu cita, o escríbeme un correo si tienes alguna otra duda o  me quieres saludar :).

Si te interesa iniciarte en Reiki la información está por aquí.

Con mucho cariño,

Carolina

 

 

 

P.D. Escribo principalmente en femenino en honor a la fluidez y porque la mayoría de mis lectoras son mujeres. El Reiki no tiene género. Todas y todos están más que bienvenidos.

 

vector copia

Gratitud

Una buena forma de iniciar

"Niña Divina". ©2012 Carolina Luciano

La primera publicación en este recién nacido espacio...

Todavía estoy maravillada y un tanto alelada con sus piececitos regordetes, sus ojos tan abiertos y su rico olor de bebé.

Gracias a todos mis aliados, los que se ven con los ojos de la cara y los que no.

Al inmenso apoyo de la Vida en cada momento.

A mi familia extraordinaria, a mis maestras/os, mis amigas/os, a la señora divina que me ayuda a evitar que mi casa parezca un gallinero mientras yo trabajo, a mi pareja y un largo etcétera.

Es bueno detenerse de vez en cuando y reconocer que tan fértil es la  tierra donde nacimos y estamos plantadas. Desde ahí, la gratitud florece sola.

Nada se crea en el vacío; hay toda una ecología detrás de cada cosa que hacemos.

Gracias doy a cada rincón de mi ecología.

Te cuento que este proyecto lo tengo latiendo al lado de mi corazón desde hace como una década.

[box size="large" style="rounded"]En ese tiempo me hice madre dos veces, abrí un blog, cerré un blog, aprendí a hacer collages, vendí collages, hice talleres de collages, me atreví a llamarme artista.      Aprendí Reiki, lo integré a mi vida, ofrecí Reiki a los demás, me hice maestra de Reiki, me entrené como terapeuta floral, abrí un consultorio, hice cursos, ayudé a mucha gente, me atreví a llamarme sanadora.     Abrí una tienda medio hippie, cerré una tienda medio hippie, empecé este espacio, lo paré, empecé de nuevo, lo volví a parar, por fin lo abrí y he empezado a invitar a la gente a venir.    Me atreví a llamarme emprendedora.[/box]

Al final, tanto atreverme a llamarme de una forma o de otra, de ponerme un sombrero u otro, no era más que un viaje (en el que todavía estoy) donde voy pelando capa tras capa en búsqueda de mi centro, de lo que siempre he sido y lo que vine a ofrecer al mundo.

Ese ha sido el proceso de embarazo y parto de esta página, del trabajo que hago en consulta, en los talleres, y en todo lo que me invento.

Es el resultado de mucha faena interna que me permite decir: esta soy yo, esto es lo que hago y esto y esto también, con estas personas me gusta trabajar, estos son mis honorarios; si lo que hago y soy resuena contigo, me encantaría que te quedaras cerca.

Al final, el famoso llamado-vocación-pasión que buscamos lo único que necesita es que seas tú misma.

Que camines por el sendero que tiene tu nombre y que confíes.

Sobre todo eso: que confíes.

Mi sendero resulta que no está asfaltado y que básicamente es virgen. Así es que aquí me tienen, conversando con el monte y el camino, sin machete ni armas.

Solo yo, mi corazón desnudo y este eterno enamoramiento con la Vida.

Gracias por estar aquí.

A tu salud,

Carolina

 

 

 

vector copia