Me interesan las cosas que crecen en silencio, que evolucionan orgánica y rítmicamente, que nutren el espíritu y nos recuerdan que aparte de ser un cerebro pegado a un cuerpo somos también sueños, alegrías, deseos y misterio.

CarolinaLuciano.com. Cartas de Amor

Estas cartas son un canal de comunicación íntimo con mi comunidad. Corazón a corazón. Imagino que las deslizo debajo de tu puerta y que al recibirlas te preparas algo rico y te sientas a leerlas despacio. 

Evito los boletines informativos como la plaga, por eso las cartas de amor son los correos que me gustaría recibir a mí: la historia real de un ser humano. Su expansión y libertad. Sus contracciones y dudas.  Su coraje y debilidad. Todo eso empapado de letras, arte y bellas imágenes.

Las envío una o dos veces al mes dependiendo de lo ocupada que se me ponga la vida, pero nunca más de ahí. 

Al anotar tu correo accedes también a mi Salón de la Inspiración, allí  viven meditaciones, poemas, pdfs y collages originales para descargar. Como este espacio crece conmigo, le iré agregando más cosas hermosas con el tiempo y todo   estará disponible para ti como parte de este círculo. Ocasionalmente, informaré sobre cursos o actividades que tenga programadas, descuentos y prioridad en mis ofrendas.

Si esto resuena contigo solo tienes que anotar tu email en el recuadro  y estarás dentro.

Palabras Amables 

Tu carta es un manifiesto, una oda a la libertad de nuestro espíritu y nuestro cuerpo. Voy a gozar tus palabras, hacerlas vibrar en mí y con mi búsqueda, encontrar un lenguaje que me permita destapar lo ‘embotellado’.
Me encantó leerte, lo haré de nuevo.
Hay tanto de lo que dijiste que responde preguntas pero también abren nuevas más.
Me alegraste el corazón.
Gracias.
— Pat T.
Wow!!!!!! Qué belleza! Mil gracias por esa carta tan hermosa, alimentó mi alma.
— Aimée A.
¡Hermosa carta!
Gracias por todo lo que compartes con nosotras y la sabiduría y luz que contienen.
— Jissette P.
Gracias por esta hermosura que me hace entrar en tu viaje que es parte de mí.
— Xiomara G.
Como siempre... das en el clavo y con una increíble elegancia.
— Ekaterina N.